Ciencia

En 1968, Douglas Engelbart presentaba algo nuevo

Hace medio siglo, Douglas Engelbart presentó una computadora que, en vez de esconderse en alguna sala de acceso restringido, se ofrecía al alcance de cualquiera. ¡No había que saber programar! ¡Se tecleaban frases normales! Y lo más extraño de todo: se controlaba con una especie de cajita con ruedas, a la que Engelbart llamaba, ridículamente, “mouse”. Este tipo andaba levemente adelantado a su época, por supuesto, como quedó demostrado durante la parva de años en que nada parecido llegó a nuestros escritorios.

La forma de las cosas

Parece que hay cosas nuevas bajo el sol. O más bien cosas que hubo siempre pero no habíamos notado. O si las habíamos notado, todavía nadie les había puesto nombre. ¿Cómo será la traducción? En inglés, nos describen, con cierta dificultad y mucha gracia, a los scutoids.

Claro de luna al cuadrado

“Claro de luna” (Debussy) sobre la luna (por la NASA). (Vía Kottke.)

Imprimir edificios en 3D (para vivir en Marte)

Lo explican en Fast Company. (La imagen es de la NASA.)

Heliógrafo

Para aprender sin respirar (así se escribe en Wikipedia):

Un heliógrafo es un aparato para hacer señales telegráficas por medio de la reflexión de los rayos del Sol en un espejo movible o bien mediante la interposición de una especie de persiana cuya apertura o cierre hace que los rayos del sol lleguen y se reflejen en el espejo o no.