pintura

Dibujos animados de las cavernas

Me crucé otra vez con este tema, aunque el artículo tiene unos años: Early Human Made Animated Art, de Zach Zorich. Ya había visto algo sobre esto cuando se estrenó en cine la película de Herzog Cave of Forgotten Dreams.

La teoría es que algunas imágenes rupestres, a la luz tenue de la iluminación paleolítica, podían dar la idea de movimiento en las figuras.

Suena exagerado, claro. Pero a la vez no deja de fascinarme lo poco que se sabe acerca de esos dibujos que tienen más de 20000, incluso algunas más de 30000 años en la tierra. ¿Qué historias contaban? ¿Quiénes las hacían?

En los comentarios a este artículo encontré la recomendación para leer este otro: It’s about time, de Warren Criswell, y una novela de Kim Stanley Robinson, que voy a ver si consigo. Y también las ganas para volver a ver la película de Herzog y releer un artículo de John Berger que leí hace un tiempo y que habla también sobre los dibujos en las cuevas de Chauvet.

Blanco griego

En este artículo para The New Yorker, The Myth of Whiteness in Classical Sculpture, Margaret Talbot habla de “el secreto mejor guardado que ni siquiera es un secreto”. Las esculturas clásicas, que la historia del arte siempre nos muestra de un blanco impecable, en realidad eran coloreadas. De hecho, muchos hallazgos arqueológicos presentan restos de color, que si no se analizan cuidadosamente se pierden. Y luego, encima, en muchas ocasiones, fueron limpiadas y pulidas para la exhibición. Varios investigadores están intentando revertir esto, pero no solo se enfrentan a distintos tipos de análisis y cuestiones técnicas a la hora de las excavaciones, sino también con el concepto del público acerca del blanco de las esculturas como algo elegante y sobrio.

Máquinas que pintan

Una máquina pintó estos retratos, con ayuda de Pindar Van Arman and Robert Del Naja. El tema de la inteligencia artificial (IA, o AI en inglés) y la pintura aparece tratado acá. Un crítico de arte dijo (sobre otra obra de Pindar Van Arman) que era la primera vez que veía una pintura de IA que no parecía hecha por una computadora. Claro que eso “no hace que sea buena”:

In a recent review of AI-generated art, famed New York Art Critic Jerry Saltz singled out one of my works saying that it was the first one “that doesn’t look like a computer made it.” Unfortunately, the next thing he said was “That doesn’t make it any good.”